Cristales

Ilustración realizada con grafito y acuarela

“Iba y volvía una y otra vez, los reflejos de luz la cegaban. No pensaba, no pestañeaba. Iba y volvía. En uno de los destellos despertó con esa voz que una vez le advirtió: No juegues jamás con cristal fino, hace cortes tan profundos que algunos pedazos quedan para siempre bajo la piel.

El destello, la misma luz que precedía al dolor de miles de cristales estallando en su pecho y desgarrando cada punto de piel donde antes se albergaba un corazón. Mil cuchillos, mil agujas inconscientes, mil razones para arrodillarse a recoger lo que aún quedara sangrando pigmento.

Pero, ¿cómo iba a encontrar nada? Sin corazón no se ve nada. Sin corazón no se siente nada, solo el dolor de la memoria y una piedra hueca de cristal. ¿Cómo la iba a recomponer? Necesita calor para latir y sólo quedaba frío. Cogió el fragmento de cristal más grande, lo puso ante sus ojos para poder seguir viendo aquello que aún la mantenía con vida, y guardó los restos en una caja vieja para no cortarse nunca más."

- Alba Da Virgi

¿Quieres ver el proceso completo?